Oris Big Crown Propilot Calibre 111 - 111 7711 4165
Oris Big Crown Propilot Calibre 111 - 111 7711 4165
Oris Big Crown Propilot Calibre 111 - 111 7711 4165
Oris Big Crown Propilot Calibre 111 - 111 7711 4165

Oris Big Crown Propilot Calibre 111 - 111 7711 4165

Agotado temporalmente
4.339 €

El Oris Big Crown Propilot Calibre 111 es un reloj automático con reserva de marcha para 10 días en caja de acero inoxidable de 44.00 mm, esfera azul, cristal de zafiro y correa de piel.

Oris se complace al presentar este reloj diseñado para un piloto funcional que reúne al histórico movimiento Calibre 111 desarrollado in-house por la compañía con la emblemática familia Big Crown ProPilot

   

Una leyenda en el firmamento

Hay pocos pilotos tan devotos del Caza Hawker como el embajador de Oris Paul Ruppeiner. El ex piloto de las Fuerzas Aéreas Suizas inició su carrera al mando de los reactores de Havilland Vampire y Venom antes de pilotar el Caza Hawker, del que todavía disfruta hoy en día. En 1994, cuando las Fuerzas Aéreas Suizas anunciaron sus planes de retirar dicho caza y desmantelar su escuadrilla, Ruppeiner comprendió que debía intervenir para conservar ese avión legendario. Fue al pilotar en una formación de 40 Hawkers en un gran desfile aéreo para conmemorar los ochenta años de las Fuerzas Aéreas Suizas, cuando se le ocurrió una solución. Junto a dos entusiastas compañeros, Ruppeiner fundó el Fliegermuseum en Altenrhein, Suiza, y las Fuerzas Aéreas Suizas les premiaron con dos reactores Hawker.

El Caza Hawker de reacción, de construcción británica, ha estado siempre destinado a ser uno de los mejores. Diseñado a finales de la década de 1940 y principios de los 50 por sir Sydney Camm, cuyas obras maestras adicionales incluyen los reactores Hurricane y Harrier, el Caza Hawker es un reactor monoplaza ultrasónico. En su momento, fue uno de los aviones más avanzados del mundo. El pináculo de dicho diseño fue el caza suizo Mk58, propulsado por el motor de turbina Rolls-Royce Avon 207, con una envergadura de alas de 10,24 m y con una velocidad máxima de 620 nudos (1.149 km/h). En enero de 1958, las Fuerzas Aéreas Suizas encargaron cien aviones al constructor británico Hawker Siddeley. El Caza Hawker permaneció en servicio hasta 1994, en cuyo momento se había convertido en un tesoro nacional. En total, se construyeron 1.972 Cazas Hawker y actualmente quedan unos pocos, de cuyo mantenimiento se ocupan Paul y el Equipo Suizo de Caza. “Permitir que los Hawkers sigan volando es importante para mostrar a la gente lo que alcanzó nuestra generación y las generaciones precedentes”, declara Paul. “Crearon aviones capaces de volar un siglo si se cuida de ellos”.

Caja
Acero
Dimensiones de la caja
44 mm
Fondo caja
Acero inoxidable y cristal mineral transparente
Esfera
Azul
Estanqueidad
10 bar
Movimiento
Fecha
Reserva de marcha de 10 días
Correa/Pulsera
Piel
Extras
Lujosa caja especial de presentación de madera
No reviews
Product added to wishlist
Product added to compare.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio,. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies